Soledad

Si te encuentras con ella, no le ofrezcas resistencia. Déjala que te rodee, que te envuelva, que juegue contigo a su antojo como el viento hace con la arena. Si tienes suerte te abandonará, y tras su paso, igual que le ocurre a la duna, ya no volverás a ser el mismo.

Anuncios

Antorcha

Sin el árbol, me fijaré ahora en la antorcha de los campos de trigo que marcean, alimentados por el semen del ahorcado, mientras son acariciados por la rasante luz del anunciado verano.

Llinars del Vallés 2010-06-05

El Órgano de Montoro

He aquí el árbol perdido, aquí tu árbol del ahorcado; que harto de su triste destino a otro lugar ha mudado.

Contemplará ahora a los Gigantes; cómo luchan, cómo aman… cómo con silencio sofocante al observador atrapan.

Los cuchillos de roca y sus afiladas sombras le servirán ahora de morada. Cansado ya de la deshonra y de la compañía amarga, ha enraizado en otra tierra y ha multiplicado su esperanza.

Lo que ya no es.

Extraña sensación la que se tiene al “revisitar” un paisaje…
Se quiere comprobar que el recuerdo sigue siendo la realidad; mas eso casi nunca ocurre.
Ayer, el árbol del ahorcado desapereció; era el silencioso protagonista de un bucolico paisaje rural, era el centro de la mirada, era el inicio de la imaginación…
Es ya sólo, una repetida nota en una lista :
* 7 de junio de 2010 Fotografiar árbol del ahorcado.
Que extraña sensación, tachar deseos de una lista.
Sant Antoni de Vilamajor 2008-12-23