Corriendo libre

Obligaciones, trabajos, conocimientos; compromisos, pensamientos, palabras; ideales, esperanzas, ilusiones…Todo ataduras que nos impiden vivir cada instante desde la más añorada inocencia.

Ella se quedó colgada de una percha en el zaguán de los recuerdos, y desde allí junto al amor de nuestros padres se nos muestra sonriente, para que la recordemos y la reconozcamos en aquellos que han de pisar nuestras huellas.
La bonita visión nos liga más si cabe, esta vez a un intento casi vano de mantener el admirado candor, durante el máximo de tiempo posible.

Anuncios

Un pensamiento en “Corriendo libre

  1. La inocencia nos abandona a una edad temprana. El espíritu inquieto, sin embargo, acompaña a quien lo posee durante casi toda su vida.
    Enhorabuena!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s