En las distancias cortas

A veces no podemos apreciar las cosas, simplemente porque las tenemos demasiado cerca.

Ese es el motivo por el cual nos resulta difícil ser objetivos cuando opinamos sobre las personas a las que amamos. Y ese es también el motivo de nuestra benevolencia (a veces malevolencia) al juzgar nuestros propios actos.

Anuncios

3 pensamientos en “En las distancias cortas

  1. Yo diría que es gracias a la viga en el ojo propio y a la benevolencia que nos provoca, que somos capaces de sobrevivir en la malevolencia de nuestro propio infierno.

    Increíble lo de la hoja de parra….
    Muy buen post

  2. Ah, ¿Es una hoja de parra? Pensaba que era una icnita dejada por un dinosaurio al pisar sobre una hoja.

    José

  3. Yo diría que al juzgar nuestros propios actos, nos olvidamos de la malevolencia, y eso provoca que a veces vivamos en un falso paraíso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s