Tiempo helado

-… y hasta he visto detenerse el tiempo, en forma de agua helada.

Así se jactaba la Zorra ante el Cuervo, mientras disfrutaba de las frescas y carnosas bayas, que esta vez sí pudo alcanzar.

Anuncios

Bayas tristes

El tiempo transcurre inexorable arruinando todo lo que encuentra en su camino. Por eso es tan importante vivir sin deudas con el pasado.

De manera que, por mucho que lloren estas bayas, sus lágrimas nunca les devolverán el esplendor de cuando eran flores. Más bien al contrario: les enturbiarán el corazón, y les impedirán el disfrute de su carnoso presente.

Efímera estampa

Fotografía de Dani Salvadores Jabares

El protagonista de la imagen es “Cep”

 
Tan pasajeros son los momentos que vivimos,  que sólo dejan huella en nuestra memoria.

Caminamos, observamos y compartimos, con la certera sensación de que cuanto hacemos, vemos y amamos se fundirá en los eones del tiempo, sin dejar siquiera leve arruga, en una ajada corteza.

 
Encontré por casualidad este bonito poema sobre los animales:

 
… ¿Qué realidad es la real? ¿La que percibes con tus sentidos limpios de opiniones, o la que mi intelecto juzga cierta?


Tú cumples bien con tu breve destino: ves cuando miras, oyes cuando escuchas, estás presente con toda tu esencia.

Tú no te jactas de espiritualidades. No pretendes ser: eres el que eres.

Apiádate, animal, de mi ignorancia: tú que vibras a pleno y que te exaltas, enséñame el secreto de la Vida: a entregarme con tu misma inocencia para que Dios me encuentre disponible.

 
Virginia Gawel,1995

Encina milenaria

La simple contemplación de un árbol milenario produce una sensación de humildad y recogimiento.

Pero si además lo acariciamos, sus profundas arrugas nos recordarán el drama de la propia insignificancia, a menudo olvidado en la batalla por la supervivencia diaria.

Aunque después, sin rencor, el suave musgo que tapiza sus ramas enjuagará las lágrimas que tan repentina revelación nos haya provocado en el alma.