Negro sobre blanco

Según la filosofía oriental, hay dos fuerzas fundamentales opuestas que se complementan, y todo en este mundo (material e inmaterial) se compone de una mezcla de ambas.

Se trata de la luz y de la oscuridad, de lo bueno y de lo malo, de la vida y de la muerte … osea del yin y del yang o, como dicen los japoneses, del in y del yo.

Según esta filosofía, nada existe en estado puro. Todo lo bueno tiene algo malo, y todo lo desagradable, por trágico que pueda parecer, tiene algo positivo.

Esta relativización de los extremos es una característica que admiro en el pueblo japonés, y que les lleva por un lado, a no vanagloriarse de sus innumerables logros y aportaciones a la civilización; y por otro, a encajar con resignación los más terribles desastres.

A ellos les dedico esta imagen de blancos y negros irreales que, combinados en diferentes proporciones, forman un todo a mi entender harmonioso, mostrando al menos un lado positivo de esta miserable ruina que constituye el sujeto de la fotografía.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s