El imperio del corazón

Nada hay tan puro como el deseo de un niño, su ilusión sin mesura ante un muñeco en un escaparate…

Y nada tan sorprendente como su capacidad para olvidarlo y abandonarlo, sustituyéndolo por otro mejor, o simplemente más fresco…

Se trata, seguramente, del imperio del corazón.

Y es que a esas tiernas edades todo se hace con el corazón, que aún está sin encorsetar por las innumerables normas, barreras, frenos y cortapisas con que la sociedad acaba aplastando al individuo, precisamente para protegerse de él.

Anuncios

3 pensamientos en “El imperio del corazón

    • Gracias por la recomendación. Me gustan los juguetes de madera. Le regalaré este a mi hijo para tenerlo yo cuando él se canse 😉

  1. Si, y es precisamente esta sociedad que nos ha tocado soportar, la encargada de menospreciar lo viejo como inservible. Hay que comprar y comprar. Lo nuevo es lo que vale, y no les importa usar como medio a esos frágiles corazones. No obstante, no podemos olvidar que como miembros de la sociedad, nosotros somos también responsables.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s