Valor e ilusión

Si algo caracteriza, en mi opinión, al movimiento del 15-M, es precisamente su atrevimiento.

Desde el momento en que alegremente tomaron la plaza del Sol en Madrid, la plaza de Catalunya en Barcelona, o tantas otras plazas y calles de España, quedó bien patente que esta gente no teme casi a nada.

  • Han desafiado a la autoridad acampando en plena calle; precisamente en aquellos lugares que más repercusión tienen en la imagen que de nosotros se propaga hacia el exterior a través del turismo.
  • Han desafiado a la policía; tan poco preparada para manejar la desobediencia pacífica como pueda estarlo un pez para respirar fuera del agua.
  • Han desafiado al poder ejecutivo; inmovilizado ante el dilema sobre la mejor manera de erradicar el problema.
  • Han desafiado al poder político y legislativo de todos los colores; que no ha sabido escuchar a sus presuntos representados, y que ha dejado que la indignación le sorprenda con la mirada puesta en otro sitio. En el caso de Catalunya, el desafío al legislativo se ha materializado en el bloqueo de la entrada al parlamento, y el desprecio y abucheo general de todos los que allí tienen su inútil poltrona.
  • Pero también, y quizás por encima de todo, han desafiado al cuarto poder; desorientándolo hasta tal punto que ni siquiera los más avezados tertulianos (auténticos profesionales del desgaste contra lo que funciona, y cuya acerada pluma se ampara habitualmente en la ausencia de responsabilidad) han sabido desmarcarse de las posturas reaccionarias de los políticos, y les han servido de inexplicable apoyo, incapaces de calibrar la verdadera dimensión de lo que se avecina.

En resumen, yo no veo miedo en este movimiento. Si acaso veo miedo es en sus detractores, que se ven sin argumentos ante las formas pacíficas de que hacen gala los nuevos revolucionarios.

Yo no veo miedo en este movimiento. Veo más bien valor, auténtico valor: el valor que se necesita hoy en día para discrepar de lo establecido, oponerse al pensamiento único, y soñar con un mundo mejor.

Mucho valor y mucha ilusión.

Anuncios

3 pensamientos en “Valor e ilusión

  1. http://www.editorialjuventud.es/3386-1.html

    …Y para atreverse un poco más:

    ” Entonces Mattis suspiró y la estrechó entre sus brazos.
    – Pero ¿te acuerdas de todo lo que te he dicho que tienes que tener cuidado?
    Si, ya lo creo que se acordaba; y durante los dias siguientes, Ronja no hizo otra cosa sino tener cuidado de todo lo que era peligroso, y entrenarse a no tener miedo. Tenía que tener cuidado de no caerse al río, había dicho Mattis, por lo que brincaba con entusiasmo sobre las resbaladizas piedras de la orilla, por donde la corriente era más fuerte. No podía cuidarse de no caer en el río en el bosque. Si el cuidarse debía tener algún sentido, entonces tenía que entrenarse cerca de las corrientes rápidas y de los remolinos, y no en otro sitio. (…) Así podía, al mismo tiempo, entrenarse a no tener miedo de aquello. La primera vez fue dificil: Se asustó de tal forma que tuvo que cerrar los ojos. Pero poco a poco se fué haciendo más atrevida y enseguida aprendió donde se encontraban las grietas y hendiduras en las que podía agarrarse con los dedos de los pies para sujetarse bien y no precipitarse de espadas en el río.
    – ¡ Que suerte- pensaba- haber encontrado un lugar en el cual puedo tener cuidado de no caer a río y al mismo tiempo entrenarme a no tener miedo! ”

    Ronja, La hija del bandolero. Astrid Lindgren.

  2. Si, estoy de acuerdo, son valientes; pero sin pretender que se me acuse de aguafiestas pondré en evidencia el hecho de que, en realidad los indignados no se han encarado contra ninguna bestia, sino más bien se las han tenido contra un osito de peluche; lo cual de todas formas no deja de ser esperanzador.

    • Nada de aguafiestas! No faltaría más…
      Quizá tengas razón en un sentido: se las han tenido contra un osito de peluche … en cuanto a la violencia física de su oponente. Sin embargo, ese osito al que se han encarado, yo lo veo como una auténtica bestia pavorosa en otro sentido: yo temo la inconmensurable inercia del pensamiento único y de las “verdades” establecidas a fuerza de repetir mentiras.
      Yo temo a este sistema, capaz de elaborar leyes a medida, cuya única intención es perpetuarlo, no importa lo injusto que pueda ser en ocasiones.
      En ese sentido, yo creo que han encarado un auténtico monstruo, más poderoso y más eficaz que cualquiera de los que le precedieron en la historia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s