Ruido

Casi todo a nuestro alrededor es ruido. Nos hemos acostumbrado tanto a él que no podemos oírlo y, sin embargo, lo necesitamos para sentir que estamos vivos.

A veces se trata simplemente de ruido físico: ese que producen las máquinas y los coches, o el cacareo de las conversaciones ajenas que no nos interesan.

A veces se trata de ruido mediático, cada vez más ensordecedor, auténtico responsable de lo que hoy se conoce como “crisis de confianza”.

Pero otras veces se trata de ruido íntimo, ese que produce nuestro cerebro como defensa ante lo extraño o ante lo nuevo, y que nos lleva a “replicar” en nuestro interior, a “barruntar” todo tipo de explicaciones variopintas antes de tiempo, y que en realidad, es el que determina nuestra incapacidad para escuchar.

Anuncios

Un pensamiento en “Ruido

  1. Hay que reconocer que esta vez nos lo has puesto difícil.
    Quizás acierte si digo que: los diferentes ruidos son las diferentes tonalidades de gris, que a lo largo de la calle discurren hasta llevarnos al blanco absoluto del fondo, que simboliza el silencio…
    Si no es así ya me lo explicarás en otro momento, pero igualmente aprovecho la ocasión para felicitarte por la imagen ya que esto de jugar con el sistema de zonas en la parte alta tiene un gran mérito.
    Una osado intento con resultado excelente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s