Añisclo

El sol apenas penetra
en lo hondo del barranco,
tan alta queda la brecha
que separa los dos lados.
Los abedules entre sí,
los fresnos contra las hayas,
todos luchan por la luz,
nadie tira la toalla.
A un lado la roca viva,
al otro vive su sombra.
Y en medio se representa
la más dramática obra.
Volverán todos a la batalla,
la vida por todo premio,
como manda la ley de la selva,
cuando termine el invierno.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s