Populismo

Con la luz adecuada, los objetos más cotidianos pueden adoptar una forma amenazadora.

De la misma manera, una situación económica de depresión galopante puede convertir a tu vecino de siempre en enemigo acérrimo, poco menos que en ladrón, en expoliador de lo que te corresponde, en tu carcelero, y en la causa última de todos tus males.

Si eso te ocurriera, no dudes en reclamar tu independencia. Debes deshacerte cuanto antes de tu vecino chupóptero… o de tu líder manipulador.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s