La gran bifurcación

Dicen que la democracia es la dictadura de las mayorías, pero que aún así, es el menos malo de entre los posibles sistemas de gobierno de la comunidad. Es posible que así sea “en general”, pero en mi opinión no creo que la democracia aplique cuando de lo que se trata es de cambiar el statu quo que nos mantiene cohesionados, por mucho que sea una mayoría la que pretenda cambiarlo.

Así las cosas, ante la previsible ruptura de ese statu quo en Cataluña, se acerca el momento de la gran bifurcación. Lejos de aceptar democráticamente la decisión de la nueva mayoría, algunos catalanes (hoy todavía catalanes) nos “independizaremos” de nuestros hermanos independentistas tomando una dirección ortogonal a la suya.

Esperemos, como dice el proverbio, que todos los caminos acaben llevando a Roma, y que algún día puedan reencontrarse los destinos que están a punto de divergir.

Anuncios

7 pensamientos en “La gran bifurcación

  1. La democracia es una excusa perfecta para casi todo, tanto es así que hoy en día se ha convertido en el colosal vertedero de los ideales de la humanidad…
    Ciertamente, poner en tela de juicio (pongamos el caso) de si han de existir o no los pilares de la catedral de Burgos es un absurdo si lo que queremos es tener catedral.
    El problema surge cuando alguien ha hecho desaparecer ya, algunos de los pilares.
    Es igual, el tema no se arregla ni se justifica; entrar en dirimir si es justo y democrático que unos puedan arrancar pilares y otros no, vuelve a ser un absurdo.
    Sin embargo estamos en un país extraño, donde en Catalunya se aprueba un Estatut con la mayoría de los votos de un referéndum en el cual sólo votó un 30 y algo % de posibles votantes,,,,
    Un país en el que, quien se erige como sucesor del actual presidente del gobierno al frente de su partido, gobernará totalitariamente en su región con sólo un 19% de lo votos posibles…
    Un país donde el presidente de uno de los equipos de football más notables de la historia y del mundo “el Real Madrid”, ni siquiera fue votado (este club es un club de socios, ninguna SA)…

    Etc, etc, etc, etc, etc, ……………………………………..

    ¿De verdad a alguien le extraña todavía, que cualquiera no pueda sentirse legitimado (más si son muchos los que coinciden en dicha legitimidad) para decidir lo que le convenga?
    Y peor,
    ¿Qué razones va esgrimir ningún líder (viendo lo visto) para convencer a los catalanes de que no hacen lo correcto?…

    • Suscribo el 100%.
      Sólo cambiaría la última frase:

      ¿Qué razones va esgrimir ningún líder (viendo lo visto) para convencer a los catalanistas de que no hacen lo correcto?…

      O a los catalanes separatistas, o a los independentistas, o a los que aspiran a la independencia…
      O a la parte de Cataluña que ambiciona un estado propio…

      En fin; que sólo protesto por la identificación entre catalanes e independentistas que, dicho sea de paso, opino que es una identificación no-casual, que proviene de un discurso totalmente intencionado por parte del inteligentísimo presidente de “todos” los catalanes.

      Cataluña somos todos.

      • ¿De verdad creéis que esta ‘obsesión’ independentista que mostramos algunos catalanes se debe a la influencia de un solo presidente? ¿De verdad creéis que nuestra opción independentista se explica por nuestra pesadez, por nuestro capricho y nuestra avaricia? Precisamente esta elección de independencia (a la que algunos estáis empeñados en llamarle ‘bifurcación’, ‘segregación’ y ‘ruptura’) tiene su razón en la incomprensión. Algunos os negáis a aceptar, o definitivamente no comprendéis, que nos hallamos en un país plural, con varios idiomas propios; una realidad, la de la pluralidad, que acontece un continuo estorbo para la ‘España única’. No mostramos odio hacia nadie. Nos gustan las playas alicantinas, los acantilados cantábricos, las llanuras de Castilla y el idioma de El Quijote ( y sí, el cuál hablamos y seguiremos hablando). Pero es todo más simple: no lo sentimos nuestro, es una cuestión de sentimientos. Nuestra preferencia para la independencia siempre se ha hallado bajo condiciones de respeto al resto. ¿De verdad no podéis llegar a comprender que un ‘Estatut’ aprobado de forma democrática y que luego ha sido recortado al libre albedrío no puede llegar a decepcionar una vez más a muchos catalanes, sin ánimos ya de gastar esfuerzos en diálogos absurdos?

        Si ‘Catalunya’ somos todos, como apuntas, …todos tendríamos que poder decidir nuestro futuro. ¿Tan difícil de comprender? Tú, y algunos como tú, puedes votar NO. Yo, y algunos como yo, votaremos SI. De esta forma, ‘todos los catalanes’ podremos elegir nuestro futuro.

        Es una cuestión de sentimientos, no de política como algunos estáis empeñados en hacer creer.

      • Ante todo, Adrià, gracias por el honor que nos haces enviándonos tu comentario.

        Obviamente, no compartimos nuestras opiniones. Eso no va a cambiar, aunque podemos hacernos mutuamente algunas puntualizaciones.

        Por lo que a mi respecta (quizás no lo he enfatizado lo suficiente), yo también entiendo y respeto las opciones independentistas, aunque no las comparta.
        Dices que no sentís lo español como vuestro. Lo entiendo y lo respeto. De la misma manera yo, que “todavía” soy catalán, siento que mi país, mi pueblo, … mi adscripción identitaria es Española. Y mi condición de catalán es comparable a la de barcelonés, a la de vecino de mi barrio, de mi calle, o a la de ciudadano europeo. No reniego en absoluto de esa condición. Al contrario, yo también sé admirar sus cosas buenas; pero no lo siento como “mi nación”.

        Mi post, resumido en eso de “Cataluña somos todos”, tan sólo pretende protestar contra la canibalización del adjetivo ‘catalán’ por su subconjunto ‘catalanista’. Canibalización que entiendo cuando menos “patrocinada” por el partido actualmente en el govern. Protesto contra ella por una razón muy simple: esa canibalización nos deja (a mi y a los que piensan como yo) fuera del mapa.

        Puedes seguir minusvalorando la inteligencia de los “españoles del resto del estado”, tachándolos de incapaces de comprender, pero sería aún más injusto si hicieras lo mismo con los “españoles de dentro de Cataluña”, porque como tú, vivimos todos dentro de la misma olla.

        Y respecto de lo de decidir sobre vuestro futuro … yo más bien pienso que queréis decidir también sobre el mío, y sobre el del resto de los españoles, y he aquí la causa de nuestra oposición.

  2. Pingback: La gran disyuntiva | URO

    • It’s an honor Armando!
      Feel free to contribute with your comments, opinions, feelings… Language should not be a barrier!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s