Patriotismo circunstancial ???

Tras la observación de tan notable alarde de “patriotismo español catalanista”, expuesto el pasado 12-O en Barcelona (y por cierto, tan bien reflejado en este Photo-Blog), en el que se pudo disfrutar de cosas como la imaginativa iconografía, que lleva a mezclar animales con banderas, en un intento (conseguido, por supuesto) del  “y yo más”; vienen a mi memoria recuerdos lejanos (vividos también en primera persona), que “casualmente” fueron captados fotográficamente en momentos (no me cabe duda) de una exacerbada enajenación mental (causada por vaya usted a saber, que deber patriótico del momento).

Es lo que tienen los extensos archivos fotográficos, que hay de todo.

Corría el año 1986 y yo cumplía con mi deber a la “Patria” , y claro los símbolos son los símbolos y cada uno los interpreta como puede…

Maniobras San Gregorio Trans Corte Vida en Movimiento Invernal JSV-34-37 Rioseta 01 Trans

También negros,  los animalitos de esta foto (que casi no se ven), fueron la causa y el sujeto por los que tomé esta imagen (aunque está claro que sin el efecto pretendido).

En fin, es lo que hay, la inocente inexperiencia del momento.

¡ Eh !,  pero de buen rollo; quiero decir no nos fusilaron ni nada por el estilo…

Anuncios

3 pensamientos en “Patriotismo circunstancial ???

  1. Patriotismo circunstancial ? Patriotismo al fin y al cabo;
    solamente que tu patria otro sitio se ha buscado.

    Sí; la patria también muda, cuando el corazón que la aloja,
    despojado de la duda, harto ya de decepción, sus ataduras afloja.

    • Todo lo que podamos pensar, decir, discutir, fotografiar y versar, se queda muy pequeño después de leer las palabras del hombre que se perdió en el desierto.
      Ironías, cinismos, agravios, insultos, son los gajes a los que se llega, movidos por la pasión que la incomprensión mutua provoca.

      Por suerte tenemos a Ortega y Gasset para darnos cuenta de cuan pueriles son nuestras razones, aunque si que es cierto que si una vez leídas algunas palabras suyas no nos es posible generar una reflexión, sobre la probable equivocación de nuestro “pensamiento-sentimiento”, entonces es más cierto todavía que hemos de migrar hacia un desierto aun mayor que el suyo, para que nuestra explosión de ignominia no alcance a ningún inocente.

      José Ortega y Gasset
      La España invertebrada. (1921)

      3.- ¿Por qué hay separatismo?

      Uno de los fenómenos más característicos de la vida política española en los últimos veinte años ha sido la aparición de regionalismos, nacionalismos, separatismos; esto es, movimientos de secesión étnica y territorial. ¿Son muchos los españoles que hayan llegado a hacerse cargo de cuál es la verdadera realidad histórica de tales movimientos? Me temo que no.
      Para la mayor parte de la gente el nacionalismo catalán y vasco es un movimiento artificioso que, extraído de la nada, sin causa ni motivos profundos, empieza de pronto unos cuantos años hace. Según esta manera de pensar, Cataluña y Vasconia no eran antes de ese movimiento unidades sociales distintas de Castilla o Andalucía. Era España una masa homogénea, sin discontinuidades cualitativas, sin confines interiores de unas partes con otras. Hablar ahora de regiones, de pueblos diferentes, de Cataluña, de Euzkadi, es cortar con un cuchillo una masa homogénea y tajar cuerpos distintos en lo que era un compacto volumen.
      Unos cuantos hombres, movidos por codicias económicas, por soberbias personales, por envidias más o menos privadas, van ejecutando deliberadamente esta faena de despedazamiento nacional, que sin ellos y su caprichosa labor no existiría. Los que tienen de estos movimientos secesionistas pareja idea, piensan con lógica consecuencia que la única manera de combatirlos es ahogarlos por directa estrangulación: persiguiendo sus ideas, sus organizaciones y sus hombres. La forma concreta de hacer esto es, por ejemplo, la siguiente: En Barcelona y Bilbao luchan nacionalistas y unitarios; pues bien: el Poder central deberá prestar la incontrastable fuerza de que como Poder total goza, a una de las partes contendientes; naturalmente, la unitaria. Esto es, al menos, lo que piden los centralistas vascos y catalanes, y no es raro oir de sus labios frases como éstas: Los separatistas no deben ser tratados como españoles. Todo se arreglará con que el Poder central nos envíe un gobernador que se ponga a nuestras órdenes.
      Yo no sabría decir hasta que extremado punto discrepan de las referidas mis opiniones sobre el origen, carácter, trascendencia y tratamiento de esas inquietudes secesionistas. Tengo la impresión de que el unitarismo que hasta ahora se ha opuesto a catalanistas y bizcaitarras, es un producto de cabezas catalanas y vizcaínas nativamente incapaces –hablo en general y respeto todas las individualidades- para comprender la historia de España. Porque no se le dé vueltas: España es una cosa hecha por Castilla, y hay razones para ir sospechando que, en general, sólo cabezas castellanas tienen órganos adecuados para percibir el gran problema de la España integral. Más de una vez me he entretenido imaginando qué habría acontecido si, en lugar de hombres de Castilla, hubieran sido encargados, mil años hace, los unitarios de ahora, catalanes y vascos, de forjar esta enorme cosa que llamamos España. Yo sospecho que, aplicando sus métodos y dando con sus testas en el yunque, lejos de arribar a la España una, habrían dejado la Península convertida en una pululación de mil cantones. Porque, como luego veremos, en el fondo, esa manera de entender los nacionalismos y ese sistema de dominarlos es, a su vez, separatismo y particularismo: es catalanismo y bizcaitarrismo, bien que de signo contrario.

      ¿Por qué nadie nos ha explicado la siguiente teoría?
      ¡ Cuanto lo echo de menos!!!!

      3.- Incorporación y desintegración

      ….. Es preciso, pues, que nos acostumbremos a entender toda unidad nacional, no como una coexistencia interna, sino como un sistema dinámico. Tan esencial es para su mantenimiento la fuerza central como la fuerza de dispersión. El peso de la techumbre gravitando sobre las pilastras no es menos esencial al edificio que el empuje contrario ejercido por las pilastras para sostener la techumbre.
      La fatiga de un órgano parece a primera vista un mal que éste sufre. Pensamos, acaso, que en un ideal de salud la fatiga no existiría. No obstante, la fisiología ha notado que sin un mínimum de fatiga el órgano se atrofia. Hace falta que su función sea excitada, que trabaje y se canse para que pueda nutrirse. Es preciso que el órgano reciba frecuentemente pequeñas heridas que lo mantengan alerta.
      Estas pequeñas heridas han sido llamadas «estímulos funcionales »; sin ellas, el organismo no funciona, no vive.
      Del mismo modo, la energía unificadora, central, de totalización -llámese como se quiera-, necesita, para no debilitarse, de la fuerza contraria, de la dispersión, del impulso centrífugo perviviente en los grupos. Sin este estimulante, la cohesión se atrofia, la unidad nacional se disuelve, las partes se despegan, flotan aisladas y tienen que volver a vivir cada una como un todo independiente.

      Soy consciente de que en la inmensa reflexión de Ortega y Gasset hay textos para todas las partes.
      Evidentemente he elegido estos pues dan luz a parte de mis pensamientos; está claro que se tercia (por mi parte, seguro) una lectura profunda de su obra, para encontrar luz en los pensamientos contrarios.
      Con ello sólo quiero decir que mi intención al citar los textos de Ortega y Gasset, no ha sido la de manipular “ni muchísimo menos”, la opinión de nadie.

      • Mira por donde, hoy inicio una nueva modalidad; me respondo a mi mismo.

        Lo de antes es muy revelador y a mi modesto modo de ver leyendo esos textos, me convenzo claramente de que no hay ni un sólo dirigente o político de hoy que valgan un zurullo…

        Pero claro, la inercia que genera “El HOMBRE que se perdió en el desierto” es imposible de vencer y gracias a ella, he releído el capítulo quinto titulado “Particularismo”.

        Deberíamos realizar una lectura conjunta, para asegurarnos de que cuando empecemos a rajar de los políticos no nos dejamos a ninguno.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s