Fiebre del oro

Excursión al maestrazgo turolense, con base en Cantavieja

A principios de otoño el amarillo se pone de moda en el bosque de ribera. Chopos, almeces, álamos y fresnos se apresuran a vestirse de amarillo. Los mueve la fiebre del oro: el incontenible afán de subrayar en el paisaje los cauces de los riachuelos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s