El premio de la paciencia…

_JSV3726 Trans Corte Correo

Veinte años han hecho falta para que la casualidad se repitiera…

Hace ese tiempo coincidimos con una “rareza” de La Naturaleza, en un rincón del bosque pudimos observar como una flor y su siamesa se presentaban en todo su esplendor

Desde entonces cada vez que he pasado por ese mismo lugar he observado detenidamente las flores de alrededor, por si el fenómeno se volvía a repetir (y además coincidía con mi presencia).

Hoy la búsqueda dio su fruto.

Dentro del Parc Natural del Montseny han pasado muchas cosas en estos últimos veinte años.
La peor de todas es que la mente organizadora e infame de sus gestores ha esgrimido la falaz idea de que ellos son capaces de organizar el entorno, de una mejor forma que la empleada por la propia Naturaleza.

Se llenan la boca hablando de la protección de especies animales y vegetales, y lo único que hacen es utilizarlas a su antojo buscando el provecho personal o “comunitario”.

Para las personas que han pretendido siempre disfrutar de las montañas y de sus bosques de forma natural, todo esto no es más que una terrible ofensa que se hace patente cuando hoy pasean por caminos perfectamente ordenados, con márgenes limpios de vegetación.

¿Cuantas especies diferentes han desaparecido de los bordes del camino, que medraban allí porque simplemente necesitaban más insolación de la que hay en el fondo del bosque?
En esos márgenes crecían algunas hierbas capaces de curar el espíritu, regalándose al visitante de forma puramente altruista.

Hoy por desgracia ensordece el grito de su ausencia.

Causa asco pasear por los alrededores de algunos ríos defendidos con barandas construidas a base de madera tropical (eso si barnizadas con aceites naturales).
Es denigrante ver como entierran con escombros las Fuentes bajo el pretexto de la no potabilidad de sus aguas.
En todo su conjunto resulta patética la creación de fronteras entre lo natural y lo que creen algunos que debe de ser lo natural…

En fin, todo esto es simplemente un tema de paciencia.

Si tras veinte años de espera se puede volver a observar una rara flor, existen fuertes argumentos para mantener la esperanza y pensar, que con el tiempo toda esa gentuza ajena volverá al oscuro agujero del cual nunca tendrían que haber salido.

La Polla Insaciable y la Gran Mamada, o la Huelga 14 N y el reinicio del sistema…

Parece que no pueda ser

El cromatismo de una parte de la imagen no corresponde con el contiguo ni con el alterno, y sin embargo la imagen es real.

La imagen fue tomada a las cinco de la tarde, durante la calma chicha que precede a una “tormenta”  (buena conjugación de palabras e imagen, destinada a enlazar con algún “gracioso” argumento, tres párrafos más abajo…)

Que nadie haga caso de la observación anterior; la imagen, las palabras, los fotógrafos, la conjugación de los verbos irregulares,  todo ello es inverosímil desde que llego al mundo Photoshop, el gran maestro de la fotografía capaz de recrear  las fotografías exactas, perfectas y justas, y destinarlas al acompañamiento de cualquier texto… (perfecta metáfora de la realidad)

Sin embargo hay que insistir en decir que esta imagen es real (es necesario puntualizar para que el post tenga coherencia), tan real como el hecho de que el gran edificio del fondo de la imagen,  no es más que un icono del poder (hacia el que curiosamente todos parecen ir directos, atraídos por su dorado brillo).

Al igual que ocurre con el cromatismo de la imagen, el edificio en cuestión, no se corresponde con  todo lo que le circunda. No tiene nada que ver con la enormidad de las viviendas hipotecadas, los desahucios continuados de inmuebles que acumulan impagos , o el barraquismo tercermundista aparecido en los últimos tiempos tres calles más abajo en el Poble Nou …

La descripción anterior se ajusta a una realidad existente. Esa descripción está basada en la definición por oposición de  contrarios, lo cual es una forma retórica utilizada para colocar en un determinado ideario lo que estamos viendo. Sin embargo empleando otras retóricas “definitorias” se puede llegar mucho más lejos, haciendo un retrato de la misma realidad, diferente al anterior y no menos cierto

Por ejemplo se podría decir sin lugar a la equivocación, que ese edificio del fondo es la Gran Polla con la que están violando a la Democracia, el Estado de Bienestar, las Declaraciones de Derechos Humanos, o cada uno de nuestros preciados culos; el de nuestros hijos, el de nuestros padres, el de nuestros más mayores y hasta el de nuestros muertos (y para colmo sin lubricante alguno…)

Se puede apuntar, que se está  llegando a donde Orwell (1984) jamás pudo imaginar, porque si él elucubró con la vigilancia total y la denuncia globalizada, jamás se le ocurrió pensar que la humanidad llegase tan lejos, como para hacer la Gran Súper-mamada colectiva a la Súper-polla insaciable…

No tiene la más mínima importancia desatar sin límites la obscena verborrea, ya que la utilización de todos los adjetivos despectivos, combinados y permutados, no son capaces de alcanzar la expresión justa, capaz de definir a la enorme cobardía mostrada por la sociedad en su conjunto, cuando de forma patética manifiesta una apatía “radical”, al ser amenazados de muerte, los logros sociales por los que lucharon, se desmembraron  y murieron nuestros antepasados.

Da lo mismo…, este foto-blog puede desgañitarse gritando de mil formas la realidad que no se conseguirá nada; el pacto de mediocridad, el pensamiento de “sálvese quien pueda”, y la filosofía del “yo quiero tener lo mismo que mi PUTO VECINO pero eso si, sin pegar ni brote”, se han instalado de tal manera en la idiosincrasia de la actual sociedad, que es imposible romper la costra del “me importa una puta mierda lo que pase ”,  para poder entrar  en lo más básico y superficial  de la consciencia colectiva.

Nuestra sociedad es incapaz de ver como se produce la total manipulación de su voluntad y por lo tanto la anulación de su poder. El plan está perfectamente urdido.

Se nos complace con una serie de bufones periodísticos, convertidos hoy en adalides de la defensa de nuestros derechos. Hay que felicitarles, el juego está muy bien pensado. Mientras nos reímos viéndoles criticar sin pudor a gentuza que tiene menos pudor que ellos, estos últimos se ríen a carcajadas de todos nosotros, pues consintiendo en dar algo de carnaza al cada día más ingenuo pueblo, acaban por desarmar cualquier atisbo de protesta, revuelta, violencia o  revolución. Después de unas cuantas sesiones de esta terapia, pueden hablar tranquilamente de todo lo que les interese (y además mostrarse como los abanderados de la no violencia), incluso serán capaces de decirnos: “me voy  follar a tu hija, pero tranquilo que es de buen rollito…”

Cobardes de mierda somos todos, pues castrados estamos y hasta que no nos prohíban mear y cagar y estemos apunto de morir ahogados en nuestras mismos deshechos, seremos incapaces de revelarnos.(el que sepa nadar, claro…).

Mientras tanto, los diputados o senadores o los asesores los segundos asesores, los enchufados, los tíos, primos, hermanos y los cuñados de las putas que se tiran todos cuando deberían estar ocupando alguno de sus inútiles puestos; todos ellos, seguirán perdiendo el iPad y el iPhone, y seguirán llamando a los concursos de “PREMIO” por teléfono al coste de 1 € y pico la llamada (creo que el año pasado 17.000 llamadas a estos servicios efectuadas por  los senadores en horas de trabajo con el iPhone que les da el gobierno), mientras se tocan los huevos y piensan de que manera van a disimular la próxima envestida de la Súper-Polla Insaciable.

La verdad es que eso del disimulo lo saben hacer bastante bien. Forum’ s de las Naciones, Ciudades de las ciencias, Artes, Circos, Aguas; fantasmagóricos Aeropuertos, Autopistas de adorno, Aves que no migran,  etc, etc, etc…; estas acciones disimulatívas son bestiales y con ellas consiguen su propósito: arrancar el asombro (la mayoría de veces por incomprensión)  de aquellos que lo ven. ¡ Que ingenuos somos! , no vemos  que además de soslayo ponen de manifiesto la dimensión humana de la sociedad, ante el despropósito banal de aquellos que sólo tienen ansias de inmortalidad; “el resto de los hombres no sois nada, ante mi desatada voluntad de medrar” 

– ¡Ah, amigo!!!, aquí se equivocan, pues su voluntad de medrar es infinita, mientras que la apática y triste resignación de los esclavos tiene un límite; bueno quizás sólo el de unos cuantos, los suficientes como para de vez en cuando mandarlo todo a tomar por culo… Sin darse cuenta estos imbéciles  han preparado el enfrentamiento y su propia incapaciad les impide evitar ya,  la  que será La Gran Batalla.

Curiosamente esos son los grandes momentos de la historia, momentos en los que el miedo a perderlo todo no atenaza la humilde mente del peón, y le permitirle mediante sus actos vengativos convertirse en un nuevo rey…

Despacio, de forma sigilosa va llegando, la que para muchos será la hora nefasta, aquella en que gracias a que habrán motivos para la muerte, encontraremos el verdadero sentido para la vida.

     ¿Y todavía hay quien espera el fin de nuestra era para Diciembre de 2012?

Forja Viva 2012 Forjadors i Pirates 01

La rueda sólo sabe dar vueltas y el siguiente giro ya tarda.

15-O: Sigue la fiesta

Unos muy bien equipados …

 

Otros un poco más amateurs …

 

Otros a hombros de un compañero …

 

… Nadie estaba dispuesto a perderse la fiesta.

 

Muchos se llevaron a su descendencia.

 

Para que no se pierdan este momento histórico.

 

Nadie quiere dejarles un mundo equivocado.

 

Y por tanto hay que intentar cambiarlo.

 

Y para cambiar el mundo, todas las ayudas son bienvenidas.

 

Del 15M al 15O: Seguimos indignados

Un testimonio personal  de lo que pudimos ver en la manifestación de los indignados el 15 de Octubre en Barcelona.

Sin miedo a caer. Están asegurados.

 

Perseguidos por su propia sombra

 

Luchando por un mundo mejor para nuestros hijos

 

Utópicos, porque la utopía es el motor del cambio.

 

Una foto para el recuerdo

 

Y recordad: Ya no vale eso de “Es lo que hay”!

A tiempo

Aún estamos a tiempo de parar esta locura.

Aún no se ha perdido todo.

Debemos hacer ver a los hombres que todo lo que compran sin necesitarlo realmente acaba ensuciando nuestras playas.

De la misma manera que todo lo que compran sin poder pagarlo acaba ensuciando las manos de la banca.

Una gaviota

El buen combate

Observando a la niña de la foto, y pensando en cómo será su futuro, me doy cuenta de que el futuro que le espera es el futuro que nosotros le legamos. Todos nosotros, con nuestra acción o con nuestro silencio, contribuimos en cierta medida a modular el futuro de la próxima generación. Yo personalmente me avergüenzo de la hipocresía que se impone cada vez más en la sociedad y en la mal llamada democracia, y me dispongo a librar el Buen Combate:

El primer síntoma de que estamos matando nuestros sueños es la falta de tiempo. Las personas más ocupadas que conocí en mi vida siempre tenían tiempo para todo. Las que no hacían nada siempre estaban cansadas, no hacían ni el poco trabajo que debían realizar, y se quejaban constantemente de que el día era demasiado corto. En realidad, tenían miedo de librar el Buen Combate.

El segundo síntoma de la muerte de nuestros sueños son nuestras certezas. Porque no queremos ver la vida como una gran aventura para ser vivida, comenzamos a creernos sabios, justos y correctos en lo poco que le pedimos a la existencia. Miramos más allá de las murallas de nuestra cotidianidad y oímos el ruido de las lanzas que se quiebran, el olor del sudor y de la pólvora, las grandes caídas y las miradas sedientas de conquista de los guerreros, pero nunca sentimos la alegría, la inmensa alegría presente en el corazón de quien está luchando, porque para ellos no importan ni la victoria ni la derrota, Sólo librar el Buen Combate.

Finalmente, el tercer síntoma de la muerte de nuestros sueños es la paz. La vida se convierte en una tarde de domingo y ya no nos pide grandes cosas, ni exige más de lo que queremos dar. Entonces creemos que somos maduros, dejamos de lado las fantasías de la infancia y alcanzamos nuestra realización personal y profesional. Nos sorprende cuando alguien de nuestra edad dice que aún quiere esto o aquello de la vida. Pero en realidad, en lo más íntimo de nuestro corazón, sabemos que lo que sucede es que renunciamos a luchar por nuestros sueños, a librar el Buen Combate.

Cuando renunciamos a nuestros sueños y encontramos la paz, tenemos un pequeño periodo de tranquilidad, pero los sueños muertos comienzan a pudrirse dentro de nosotros y a infestar todo el ambiente en que vivimos. Comenzamos a volvemos crueles con quienes nos rodean y, finalmente, dirigimos esa crueldad contra nosotros. Surgen las enfermedades y las psicosis. Lo que queríamos evitar en el combate, la decepción y la derrota, se convierten en el único legado de nuestra cobardía. Y, un buen día, los sueños muertos y podridos vuelven el aire difícil de respirar y comenzamos a desear la muerte, la muerte que nos libere de nuestras certezas, de nuestras ocupaciones y de aquella terrible paz de las tardes de domingo.

El peregrino, por Paulo Coelho

Valor e ilusión

Si algo caracteriza, en mi opinión, al movimiento del 15-M, es precisamente su atrevimiento.

Desde el momento en que alegremente tomaron la plaza del Sol en Madrid, la plaza de Catalunya en Barcelona, o tantas otras plazas y calles de España, quedó bien patente que esta gente no teme casi a nada.

  • Han desafiado a la autoridad acampando en plena calle; precisamente en aquellos lugares que más repercusión tienen en la imagen que de nosotros se propaga hacia el exterior a través del turismo.
  • Han desafiado a la policía; tan poco preparada para manejar la desobediencia pacífica como pueda estarlo un pez para respirar fuera del agua.
  • Han desafiado al poder ejecutivo; inmovilizado ante el dilema sobre la mejor manera de erradicar el problema.
  • Han desafiado al poder político y legislativo de todos los colores; que no ha sabido escuchar a sus presuntos representados, y que ha dejado que la indignación le sorprenda con la mirada puesta en otro sitio. En el caso de Catalunya, el desafío al legislativo se ha materializado en el bloqueo de la entrada al parlamento, y el desprecio y abucheo general de todos los que allí tienen su inútil poltrona.
  • Pero también, y quizás por encima de todo, han desafiado al cuarto poder; desorientándolo hasta tal punto que ni siquiera los más avezados tertulianos (auténticos profesionales del desgaste contra lo que funciona, y cuya acerada pluma se ampara habitualmente en la ausencia de responsabilidad) han sabido desmarcarse de las posturas reaccionarias de los políticos, y les han servido de inexplicable apoyo, incapaces de calibrar la verdadera dimensión de lo que se avecina.

En resumen, yo no veo miedo en este movimiento. Si acaso veo miedo es en sus detractores, que se ven sin argumentos ante las formas pacíficas de que hacen gala los nuevos revolucionarios.

Yo no veo miedo en este movimiento. Veo más bien valor, auténtico valor: el valor que se necesita hoy en día para discrepar de lo establecido, oponerse al pensamiento único, y soñar con un mundo mejor.

Mucho valor y mucha ilusión.