Explosiones de codicia

Sala oval del palacio de Montjuich, 11-05-2013El palacio de Montjuich (yo no lo sabía) fue construido con motivo de la exposición internacional de 1929 de Barcelona.

Lo considero un magnífico ejemplo de malversación del dinero de los ciudadanos, burla del sudor de los que pagamos impuestos, y al servicio exclusivo de la propaganda del poder.

A 1929 (año de la mencionada exposición) también se le recuerda por el famoso “Crack” que lleva su nombre, y que fue el inicio de la “Gran Depresión” del siglo XX.

No puedo evitar los paralelismos con la actual crisis (a la que llaman “Gran Recesión”), que tuvo su propio “Crack” en 2008 con la quiebra de Lehman Brothers, y que (no se si por casualidad) también ha venido precedida por innumerables obras faraónicas, con cargo al dinero de los ciudadanos y de utilidad pública más que dudosa.

Hoy, 80 años después de la explosión de codicia de 1929, los 2300 metros cuadrados sin ni una columna de la sala oval del Palacio de Montjuich no sirven para casi nada (aparte de para provocar la admiración de algún turista de vez en cuando).

Quizás no sea descabellado pensar que, pasados 80 años de la explosión de codicia de nuestros días, los miles de kilómetros de líneas de AVE infrautilizados sean convertidos en simples “Vías Verdes” para el tranquilo disfrute en bicicleta por parte de algún turista del futuro (bonito destino para los miles de millones de euros de todos nosotros enterrados en el proyecto).

Escapar de la tormenta

Tomada en diciembre de 2012 en el pirineo navarro

Aún con la que está cayendo, algunos pajarracos parece que se las apañan para esquivar el agua en plena tormenta.

Su negro plumaje tiene una cobertura especial que impide que se empapen de la miseria que todo lo anega.

No importa cuánto se les salpique, el botín de sus estafas suele encontrar su vía hacia la prometedora luz de una amnistía fiscal, o hacia el cálido chollo de un indulto obsceno.

Y mientras tanto, … el resto de los mortales, roto nuestro sueño de bienestar, volvemos a hundirnos en el pobre barro del que creíamos haber escapado.

La Polla Insaciable y la Gran Mamada, o la Huelga 14 N y el reinicio del sistema…

Parece que no pueda ser

El cromatismo de una parte de la imagen no corresponde con el contiguo ni con el alterno, y sin embargo la imagen es real.

La imagen fue tomada a las cinco de la tarde, durante la calma chicha que precede a una “tormenta”  (buena conjugación de palabras e imagen, destinada a enlazar con algún “gracioso” argumento, tres párrafos más abajo…)

Que nadie haga caso de la observación anterior; la imagen, las palabras, los fotógrafos, la conjugación de los verbos irregulares,  todo ello es inverosímil desde que llego al mundo Photoshop, el gran maestro de la fotografía capaz de recrear  las fotografías exactas, perfectas y justas, y destinarlas al acompañamiento de cualquier texto… (perfecta metáfora de la realidad)

Sin embargo hay que insistir en decir que esta imagen es real (es necesario puntualizar para que el post tenga coherencia), tan real como el hecho de que el gran edificio del fondo de la imagen,  no es más que un icono del poder (hacia el que curiosamente todos parecen ir directos, atraídos por su dorado brillo).

Al igual que ocurre con el cromatismo de la imagen, el edificio en cuestión, no se corresponde con  todo lo que le circunda. No tiene nada que ver con la enormidad de las viviendas hipotecadas, los desahucios continuados de inmuebles que acumulan impagos , o el barraquismo tercermundista aparecido en los últimos tiempos tres calles más abajo en el Poble Nou …

La descripción anterior se ajusta a una realidad existente. Esa descripción está basada en la definición por oposición de  contrarios, lo cual es una forma retórica utilizada para colocar en un determinado ideario lo que estamos viendo. Sin embargo empleando otras retóricas “definitorias” se puede llegar mucho más lejos, haciendo un retrato de la misma realidad, diferente al anterior y no menos cierto

Por ejemplo se podría decir sin lugar a la equivocación, que ese edificio del fondo es la Gran Polla con la que están violando a la Democracia, el Estado de Bienestar, las Declaraciones de Derechos Humanos, o cada uno de nuestros preciados culos; el de nuestros hijos, el de nuestros padres, el de nuestros más mayores y hasta el de nuestros muertos (y para colmo sin lubricante alguno…)

Se puede apuntar, que se está  llegando a donde Orwell (1984) jamás pudo imaginar, porque si él elucubró con la vigilancia total y la denuncia globalizada, jamás se le ocurrió pensar que la humanidad llegase tan lejos, como para hacer la Gran Súper-mamada colectiva a la Súper-polla insaciable…

No tiene la más mínima importancia desatar sin límites la obscena verborrea, ya que la utilización de todos los adjetivos despectivos, combinados y permutados, no son capaces de alcanzar la expresión justa, capaz de definir a la enorme cobardía mostrada por la sociedad en su conjunto, cuando de forma patética manifiesta una apatía “radical”, al ser amenazados de muerte, los logros sociales por los que lucharon, se desmembraron  y murieron nuestros antepasados.

Da lo mismo…, este foto-blog puede desgañitarse gritando de mil formas la realidad que no se conseguirá nada; el pacto de mediocridad, el pensamiento de “sálvese quien pueda”, y la filosofía del “yo quiero tener lo mismo que mi PUTO VECINO pero eso si, sin pegar ni brote”, se han instalado de tal manera en la idiosincrasia de la actual sociedad, que es imposible romper la costra del “me importa una puta mierda lo que pase ”,  para poder entrar  en lo más básico y superficial  de la consciencia colectiva.

Nuestra sociedad es incapaz de ver como se produce la total manipulación de su voluntad y por lo tanto la anulación de su poder. El plan está perfectamente urdido.

Se nos complace con una serie de bufones periodísticos, convertidos hoy en adalides de la defensa de nuestros derechos. Hay que felicitarles, el juego está muy bien pensado. Mientras nos reímos viéndoles criticar sin pudor a gentuza que tiene menos pudor que ellos, estos últimos se ríen a carcajadas de todos nosotros, pues consintiendo en dar algo de carnaza al cada día más ingenuo pueblo, acaban por desarmar cualquier atisbo de protesta, revuelta, violencia o  revolución. Después de unas cuantas sesiones de esta terapia, pueden hablar tranquilamente de todo lo que les interese (y además mostrarse como los abanderados de la no violencia), incluso serán capaces de decirnos: “me voy  follar a tu hija, pero tranquilo que es de buen rollito…”

Cobardes de mierda somos todos, pues castrados estamos y hasta que no nos prohíban mear y cagar y estemos apunto de morir ahogados en nuestras mismos deshechos, seremos incapaces de revelarnos.(el que sepa nadar, claro…).

Mientras tanto, los diputados o senadores o los asesores los segundos asesores, los enchufados, los tíos, primos, hermanos y los cuñados de las putas que se tiran todos cuando deberían estar ocupando alguno de sus inútiles puestos; todos ellos, seguirán perdiendo el iPad y el iPhone, y seguirán llamando a los concursos de “PREMIO” por teléfono al coste de 1 € y pico la llamada (creo que el año pasado 17.000 llamadas a estos servicios efectuadas por  los senadores en horas de trabajo con el iPhone que les da el gobierno), mientras se tocan los huevos y piensan de que manera van a disimular la próxima envestida de la Súper-Polla Insaciable.

La verdad es que eso del disimulo lo saben hacer bastante bien. Forum’ s de las Naciones, Ciudades de las ciencias, Artes, Circos, Aguas; fantasmagóricos Aeropuertos, Autopistas de adorno, Aves que no migran,  etc, etc, etc…; estas acciones disimulatívas son bestiales y con ellas consiguen su propósito: arrancar el asombro (la mayoría de veces por incomprensión)  de aquellos que lo ven. ¡ Que ingenuos somos! , no vemos  que además de soslayo ponen de manifiesto la dimensión humana de la sociedad, ante el despropósito banal de aquellos que sólo tienen ansias de inmortalidad; “el resto de los hombres no sois nada, ante mi desatada voluntad de medrar” 

– ¡Ah, amigo!!!, aquí se equivocan, pues su voluntad de medrar es infinita, mientras que la apática y triste resignación de los esclavos tiene un límite; bueno quizás sólo el de unos cuantos, los suficientes como para de vez en cuando mandarlo todo a tomar por culo… Sin darse cuenta estos imbéciles  han preparado el enfrentamiento y su propia incapaciad les impide evitar ya,  la  que será La Gran Batalla.

Curiosamente esos son los grandes momentos de la historia, momentos en los que el miedo a perderlo todo no atenaza la humilde mente del peón, y le permitirle mediante sus actos vengativos convertirse en un nuevo rey…

Despacio, de forma sigilosa va llegando, la que para muchos será la hora nefasta, aquella en que gracias a que habrán motivos para la muerte, encontraremos el verdadero sentido para la vida.

     ¿Y todavía hay quien espera el fin de nuestra era para Diciembre de 2012?

Forja Viva 2012 Forjadors i Pirates 01

La rueda sólo sabe dar vueltas y el siguiente giro ya tarda.

Crónica de una huelga anunciada

Las cosas pasan y no da tiempo a verlas pasar.
Acontecimientos históricos, como la huelga del otro día, se diluyen en el torrente de noticias de manera que a penas podemos reflexionar sobre ellos, su simbolismo, su significado, y sus posibles consecuencias.

  • Como estaba anunciado (el propio Rajoy nos lo anunció desde Alemania) “su” reforma laboral le ha costado una huelga general.
  • Como estaba anunciado (centenares de pusilánimes opiniones así lo afirmaron en los días previos) la huelga general no ha servido para nada.
  • Y como estaba anunciado (el consejero Felip Puig lo explicaba a los cuatro vientos para extender el miedo ciudadano y combatir la asistencia) la manifestación del 29-M iba a acabar como el rosario de la aurora, pues estaba infiltrada por profesionales de la kale borroca.

A pesar de tanta previsibilidad, y de tanto esfuerzo mediático disuasorio, yo fui testigo de una manifestación multitudinaria (y principalmente pacífica) contra la reforma laboral del PP, en los 100 primeros días de su gobierno de mayoría absoluta, y aquí os dejo mi mirada personal.

Huelga general

Esta pancarta recorrió las calles de Barcelona el 19 de Junio de 2011, en la primera manifestación del movimiento de los indignados.

Hoy 29 de marzo (29-M), menos de un año después, y tras unas elecciones generales que han instaurado un gobierno de la mayoría satisfecha, todo aquél sentimiento de entonces parece haberse desactivado…

Es duro aceptarlo, pero el pueblo ha hablado.

La verdad es que nunca habla muy claro, y además, es muy difícil interpretar el mensaje del pueblo cuando sólo se le pide que se decante entre “rojo” y “azul” cada cierto tiempo, pero es indudable que el pueblo ha hablado.

Y ha hablado para dar la mayoría absoluta a los que más claramente se oponían al movimiento de indignación salido del 15M.

Ha hablado para poner en el poder a quienes defienden los privilegios de los responsables de la actual depresión.

Ha hablado para entronizar el capitalismo neoliberal y para derribar, apoyados por la actual coyuntura, los logros de progreso que tanto ha costado conseguir.

Ante un mensaje tan claro de nuestros propios padres, hermanos, amigos y conocidos … ¿Por qué vamos a la huelga?

  • Pues simplemente: por coherencia personal.
  • Porque si tienes trabajo, ahora es más fácil que lo pierdas.
  • Porque si lo pierdes, ahora te indemnizarán la mitad que antes.
  • Porque si no lo pierdes, ahora te pueden rebajar el sueldo.
  • Porque si no lo tienes, ahora es aún menos probable que lo consigas.
  • Y porque aún sin contar con todo eso, cada año eres más pobre, mientras aumenta la riqueza de la mayoría satisfecha.

¿Y creemos que con la huelga va a cambiar algo?

Naturalmente que no. Pero, como he dicho, se trata de un tema de coherencia personal, un tema de conciencia. ¿Quieres que cuando te den por el culo, tener claro que pusiste tu grano de arena para evitarlo?

Nos vemos en la mani.

¿Rebaño o Jauría?

Marina Tsvetáieva, una valiente poetisa rusa de principios del siglo XX, nos dejó estas certeras palabras, que considero aplican con precisión a la época que vivimos ahora, un siglo después de que fueron escritas:

Cuando a la gente se la despoja de su rostro amontonándola, primero se convierte en rebaño y después en jauría.

En nuestro tiempo, en plena decadencia de la democracia capitalista, cobra especial significado la frase de Tsvetáieva, pues nunca antes en este régimen había sido tan grande la brecha entre la oligarquía gobernante y la masa contribuyente, entre la élite financiera y la turba consumidora.

Los ciudadanos hemos dejado  de serlo. Hemos sido sustituidos por cifras promedio, resultado de todo tipo de análisis de mercado, ya que nuestra función como consumidores (y como contribuyentes) es la única que despierta cierto interés entre las élites modernas.

Ya no tenemos rostro, pues sería sumamente complejo (y caro), en una época de prisas y de fé en las máquinas como la nuestra, el detenerse a empatizar con el gobernado, a entender las causas que nos mueven, o (en definitiva) a mirarnos o a hablarnos a la cara.

Está prohibido profundizar. Prohibido individualizar. Los individuos no existen sino como integrantes de la manada. Es el rebaño lo que cuenta; y como el rebaño como tal no piensa, parece que se le puede conducir sin mayor problema por los más asombrosos desiertos en busca de situaciones de mayor provecho económico o de mayor gloria.

Pero poco a poco se acerca el momento que anuncia Tsvetáieva. Momento en el que el dócil rebaño se convertirá en jauría y, como ocurre con los diminutos hongos de la fotografía y el fabuloso abeto que les sirve de sustento, la gente perderá su docilidad y se atreverá a pellizcar al sistema. Cada uno un poquito, cada vez más arriba, hasta que el peso de la multitud descontenta lo invada todo y acabe por tumbar el árbol que les alimenta, dando lugar a un nuevo principio.