La Polla Insaciable y la Gran Mamada, o la Huelga 14 N y el reinicio del sistema…

Parece que no pueda ser

El cromatismo de una parte de la imagen no corresponde con el contiguo ni con el alterno, y sin embargo la imagen es real.

La imagen fue tomada a las cinco de la tarde, durante la calma chicha que precede a una “tormenta”  (buena conjugación de palabras e imagen, destinada a enlazar con algún “gracioso” argumento, tres párrafos más abajo…)

Que nadie haga caso de la observación anterior; la imagen, las palabras, los fotógrafos, la conjugación de los verbos irregulares,  todo ello es inverosímil desde que llego al mundo Photoshop, el gran maestro de la fotografía capaz de recrear  las fotografías exactas, perfectas y justas, y destinarlas al acompañamiento de cualquier texto… (perfecta metáfora de la realidad)

Sin embargo hay que insistir en decir que esta imagen es real (es necesario puntualizar para que el post tenga coherencia), tan real como el hecho de que el gran edificio del fondo de la imagen,  no es más que un icono del poder (hacia el que curiosamente todos parecen ir directos, atraídos por su dorado brillo).

Al igual que ocurre con el cromatismo de la imagen, el edificio en cuestión, no se corresponde con  todo lo que le circunda. No tiene nada que ver con la enormidad de las viviendas hipotecadas, los desahucios continuados de inmuebles que acumulan impagos , o el barraquismo tercermundista aparecido en los últimos tiempos tres calles más abajo en el Poble Nou …

La descripción anterior se ajusta a una realidad existente. Esa descripción está basada en la definición por oposición de  contrarios, lo cual es una forma retórica utilizada para colocar en un determinado ideario lo que estamos viendo. Sin embargo empleando otras retóricas “definitorias” se puede llegar mucho más lejos, haciendo un retrato de la misma realidad, diferente al anterior y no menos cierto

Por ejemplo se podría decir sin lugar a la equivocación, que ese edificio del fondo es la Gran Polla con la que están violando a la Democracia, el Estado de Bienestar, las Declaraciones de Derechos Humanos, o cada uno de nuestros preciados culos; el de nuestros hijos, el de nuestros padres, el de nuestros más mayores y hasta el de nuestros muertos (y para colmo sin lubricante alguno…)

Se puede apuntar, que se está  llegando a donde Orwell (1984) jamás pudo imaginar, porque si él elucubró con la vigilancia total y la denuncia globalizada, jamás se le ocurrió pensar que la humanidad llegase tan lejos, como para hacer la Gran Súper-mamada colectiva a la Súper-polla insaciable…

No tiene la más mínima importancia desatar sin límites la obscena verborrea, ya que la utilización de todos los adjetivos despectivos, combinados y permutados, no son capaces de alcanzar la expresión justa, capaz de definir a la enorme cobardía mostrada por la sociedad en su conjunto, cuando de forma patética manifiesta una apatía “radical”, al ser amenazados de muerte, los logros sociales por los que lucharon, se desmembraron  y murieron nuestros antepasados.

Da lo mismo…, este foto-blog puede desgañitarse gritando de mil formas la realidad que no se conseguirá nada; el pacto de mediocridad, el pensamiento de “sálvese quien pueda”, y la filosofía del “yo quiero tener lo mismo que mi PUTO VECINO pero eso si, sin pegar ni brote”, se han instalado de tal manera en la idiosincrasia de la actual sociedad, que es imposible romper la costra del “me importa una puta mierda lo que pase ”,  para poder entrar  en lo más básico y superficial  de la consciencia colectiva.

Nuestra sociedad es incapaz de ver como se produce la total manipulación de su voluntad y por lo tanto la anulación de su poder. El plan está perfectamente urdido.

Se nos complace con una serie de bufones periodísticos, convertidos hoy en adalides de la defensa de nuestros derechos. Hay que felicitarles, el juego está muy bien pensado. Mientras nos reímos viéndoles criticar sin pudor a gentuza que tiene menos pudor que ellos, estos últimos se ríen a carcajadas de todos nosotros, pues consintiendo en dar algo de carnaza al cada día más ingenuo pueblo, acaban por desarmar cualquier atisbo de protesta, revuelta, violencia o  revolución. Después de unas cuantas sesiones de esta terapia, pueden hablar tranquilamente de todo lo que les interese (y además mostrarse como los abanderados de la no violencia), incluso serán capaces de decirnos: “me voy  follar a tu hija, pero tranquilo que es de buen rollito…”

Cobardes de mierda somos todos, pues castrados estamos y hasta que no nos prohíban mear y cagar y estemos apunto de morir ahogados en nuestras mismos deshechos, seremos incapaces de revelarnos.(el que sepa nadar, claro…).

Mientras tanto, los diputados o senadores o los asesores los segundos asesores, los enchufados, los tíos, primos, hermanos y los cuñados de las putas que se tiran todos cuando deberían estar ocupando alguno de sus inútiles puestos; todos ellos, seguirán perdiendo el iPad y el iPhone, y seguirán llamando a los concursos de “PREMIO” por teléfono al coste de 1 € y pico la llamada (creo que el año pasado 17.000 llamadas a estos servicios efectuadas por  los senadores en horas de trabajo con el iPhone que les da el gobierno), mientras se tocan los huevos y piensan de que manera van a disimular la próxima envestida de la Súper-Polla Insaciable.

La verdad es que eso del disimulo lo saben hacer bastante bien. Forum’ s de las Naciones, Ciudades de las ciencias, Artes, Circos, Aguas; fantasmagóricos Aeropuertos, Autopistas de adorno, Aves que no migran,  etc, etc, etc…; estas acciones disimulatívas son bestiales y con ellas consiguen su propósito: arrancar el asombro (la mayoría de veces por incomprensión)  de aquellos que lo ven. ¡ Que ingenuos somos! , no vemos  que además de soslayo ponen de manifiesto la dimensión humana de la sociedad, ante el despropósito banal de aquellos que sólo tienen ansias de inmortalidad; “el resto de los hombres no sois nada, ante mi desatada voluntad de medrar” 

– ¡Ah, amigo!!!, aquí se equivocan, pues su voluntad de medrar es infinita, mientras que la apática y triste resignación de los esclavos tiene un límite; bueno quizás sólo el de unos cuantos, los suficientes como para de vez en cuando mandarlo todo a tomar por culo… Sin darse cuenta estos imbéciles  han preparado el enfrentamiento y su propia incapaciad les impide evitar ya,  la  que será La Gran Batalla.

Curiosamente esos son los grandes momentos de la historia, momentos en los que el miedo a perderlo todo no atenaza la humilde mente del peón, y le permitirle mediante sus actos vengativos convertirse en un nuevo rey…

Despacio, de forma sigilosa va llegando, la que para muchos será la hora nefasta, aquella en que gracias a que habrán motivos para la muerte, encontraremos el verdadero sentido para la vida.

     ¿Y todavía hay quien espera el fin de nuestra era para Diciembre de 2012?

Forja Viva 2012 Forjadors i Pirates 01

La rueda sólo sabe dar vueltas y el siguiente giro ya tarda.

Anuncios

La salida

Para impedir que viéramos más allá de vuestra verdad, construisteis formidables muros.

Para evitar nuestra presencia ante vuestro pornográfico festín, los equipasteis con potentes alambradas.

Y para que, a pesar de todo ello, siguiéramos contribuyendo a llenar vuestras arcas con el producto de nuestro sudor, nos infundisteis el temor a los conciudadanos, y os postulasteis como garantes imprescindibles de nuestra amenazada seguridad, pretendiendo que esos muros y esas alambradas (hasta su última coma y hasta su última pistola) están ahí por nuestro bien.

Pues sabed que no deberíais ignorar la pequeña grieta que unos cuantos acampados, con la fuerza de su indignación, han abierto en vuestro sistema, ya que esa ventana de esperanza se puede ir agrandando y agrandando, … hasta convertirse en la salida.

Cartas

Hoy, al abrir el buzón y recoger las facturas y un panfleto de propaganda del Pizza-Hut, he echado de menos la vieja costumbre de comunicarse por carta.

Aún recuerdo la sensación al recibir una misiva: el suspense que acompañaba la apertura del sobre, el olor y el tacto del papel, y los mensajes íntimos que proporcionaba la caligrafía…

Todo eso ya pasó. Ha sido irremediablemente relegado al olvido.

Relegado en primer lugar por el teléfono, que convirtió en oral gran parte de la comunicación escrita, con la consiguiente pérdida de matices y significados al pasar de un medio pausado a otro improvisado.

Más tarde el teléfono se hizo móvil, prometiendo mejorar nuestras relaciones con el prójimo, que ya empezaban a decaer, aunque no hizo más que esclavizarnos, haciéndonos alcanzables a toda hora y en cualquier lugar.

Y últimamente, con el advenimiento de los smart-phones, los SMSs, Tweeter y demás, nos encontramos con que, por un lado, ya no somos capaces de producir algo con sentido que tenga más de 140 caracteres; y por otro, gracias a la llamada geolocalización, estamos entrando de lleno en la pesadilla orwelliana de 1984 (eso sí, voluntariamente, aunque parezca mentira).

Rebaño

Cual rebaño de ovejas, la mayoría de los hombres vagamos por el mundo absortos en vanas preocupaciones. Rumiamos lo que se encuentra a nuestro paso en pos de una ilusión de bienestar; ajenos a que, ayudados por la oscuridad, los lobos andan planificando su festín. Y el pobre pastor, con su presencia, sus órdenes y sus leyes, se empeña en garantizarnos nuestra seguridad.

Alter ego


Con tanta cámara por todas partes, no se puede evitar la sensación de que te vigilan, de que saben lo que haces. Es como si te hubieran puesto un guardián que discretamente te acompaña allá donde vas.

Desgraciadamente, ese guardián (tu alter ego postmoderno), lejos de ser percibido como un ángel de la guarda que vela por tu seguridad, aparece como un terrible espectro espía, entrometido, y fisgón.

¿Será que no tenemos la conciencia tranquila? Yo más bien creo que nos resulta odioso porque intuimos que se alimenta de nuestra libertad.