Soledad

Si te encuentras con ella, no le ofrezcas resistencia. Déjala que te rodee, que te envuelva, que juegue contigo a su antojo como el viento hace con la arena. Si tienes suerte te abandonará, y tras su paso, igual que le ocurre a la duna, ya no volverás a ser el mismo.

Anuncios