Curiosidad

Que la curiosidad, tan abundante durante la infancia y la juventud, nos acompañe también al hacernos mayores, y que no nos abandone por completo hasta que dejemos de respirar. Sólo ella puede garantizar un otoño feliz para nuestras almas.

La curiosidad es insubordinación en su más pura forma. – Vladimir Nabokov