La Polla Insaciable y la Gran Mamada, o la Huelga 14 N y el reinicio del sistema…

Parece que no pueda ser

El cromatismo de una parte de la imagen no corresponde con el contiguo ni con el alterno, y sin embargo la imagen es real.

La imagen fue tomada a las cinco de la tarde, durante la calma chicha que precede a una “tormenta”  (buena conjugación de palabras e imagen, destinada a enlazar con algún “gracioso” argumento, tres párrafos más abajo…)

Que nadie haga caso de la observación anterior; la imagen, las palabras, los fotógrafos, la conjugación de los verbos irregulares,  todo ello es inverosímil desde que llego al mundo Photoshop, el gran maestro de la fotografía capaz de recrear  las fotografías exactas, perfectas y justas, y destinarlas al acompañamiento de cualquier texto… (perfecta metáfora de la realidad)

Sin embargo hay que insistir en decir que esta imagen es real (es necesario puntualizar para que el post tenga coherencia), tan real como el hecho de que el gran edificio del fondo de la imagen,  no es más que un icono del poder (hacia el que curiosamente todos parecen ir directos, atraídos por su dorado brillo).

Al igual que ocurre con el cromatismo de la imagen, el edificio en cuestión, no se corresponde con  todo lo que le circunda. No tiene nada que ver con la enormidad de las viviendas hipotecadas, los desahucios continuados de inmuebles que acumulan impagos , o el barraquismo tercermundista aparecido en los últimos tiempos tres calles más abajo en el Poble Nou …

La descripción anterior se ajusta a una realidad existente. Esa descripción está basada en la definición por oposición de  contrarios, lo cual es una forma retórica utilizada para colocar en un determinado ideario lo que estamos viendo. Sin embargo empleando otras retóricas “definitorias” se puede llegar mucho más lejos, haciendo un retrato de la misma realidad, diferente al anterior y no menos cierto

Por ejemplo se podría decir sin lugar a la equivocación, que ese edificio del fondo es la Gran Polla con la que están violando a la Democracia, el Estado de Bienestar, las Declaraciones de Derechos Humanos, o cada uno de nuestros preciados culos; el de nuestros hijos, el de nuestros padres, el de nuestros más mayores y hasta el de nuestros muertos (y para colmo sin lubricante alguno…)

Se puede apuntar, que se está  llegando a donde Orwell (1984) jamás pudo imaginar, porque si él elucubró con la vigilancia total y la denuncia globalizada, jamás se le ocurrió pensar que la humanidad llegase tan lejos, como para hacer la Gran Súper-mamada colectiva a la Súper-polla insaciable…

No tiene la más mínima importancia desatar sin límites la obscena verborrea, ya que la utilización de todos los adjetivos despectivos, combinados y permutados, no son capaces de alcanzar la expresión justa, capaz de definir a la enorme cobardía mostrada por la sociedad en su conjunto, cuando de forma patética manifiesta una apatía “radical”, al ser amenazados de muerte, los logros sociales por los que lucharon, se desmembraron  y murieron nuestros antepasados.

Da lo mismo…, este foto-blog puede desgañitarse gritando de mil formas la realidad que no se conseguirá nada; el pacto de mediocridad, el pensamiento de “sálvese quien pueda”, y la filosofía del “yo quiero tener lo mismo que mi PUTO VECINO pero eso si, sin pegar ni brote”, se han instalado de tal manera en la idiosincrasia de la actual sociedad, que es imposible romper la costra del “me importa una puta mierda lo que pase ”,  para poder entrar  en lo más básico y superficial  de la consciencia colectiva.

Nuestra sociedad es incapaz de ver como se produce la total manipulación de su voluntad y por lo tanto la anulación de su poder. El plan está perfectamente urdido.

Se nos complace con una serie de bufones periodísticos, convertidos hoy en adalides de la defensa de nuestros derechos. Hay que felicitarles, el juego está muy bien pensado. Mientras nos reímos viéndoles criticar sin pudor a gentuza que tiene menos pudor que ellos, estos últimos se ríen a carcajadas de todos nosotros, pues consintiendo en dar algo de carnaza al cada día más ingenuo pueblo, acaban por desarmar cualquier atisbo de protesta, revuelta, violencia o  revolución. Después de unas cuantas sesiones de esta terapia, pueden hablar tranquilamente de todo lo que les interese (y además mostrarse como los abanderados de la no violencia), incluso serán capaces de decirnos: “me voy  follar a tu hija, pero tranquilo que es de buen rollito…”

Cobardes de mierda somos todos, pues castrados estamos y hasta que no nos prohíban mear y cagar y estemos apunto de morir ahogados en nuestras mismos deshechos, seremos incapaces de revelarnos.(el que sepa nadar, claro…).

Mientras tanto, los diputados o senadores o los asesores los segundos asesores, los enchufados, los tíos, primos, hermanos y los cuñados de las putas que se tiran todos cuando deberían estar ocupando alguno de sus inútiles puestos; todos ellos, seguirán perdiendo el iPad y el iPhone, y seguirán llamando a los concursos de “PREMIO” por teléfono al coste de 1 € y pico la llamada (creo que el año pasado 17.000 llamadas a estos servicios efectuadas por  los senadores en horas de trabajo con el iPhone que les da el gobierno), mientras se tocan los huevos y piensan de que manera van a disimular la próxima envestida de la Súper-Polla Insaciable.

La verdad es que eso del disimulo lo saben hacer bastante bien. Forum’ s de las Naciones, Ciudades de las ciencias, Artes, Circos, Aguas; fantasmagóricos Aeropuertos, Autopistas de adorno, Aves que no migran,  etc, etc, etc…; estas acciones disimulatívas son bestiales y con ellas consiguen su propósito: arrancar el asombro (la mayoría de veces por incomprensión)  de aquellos que lo ven. ¡ Que ingenuos somos! , no vemos  que además de soslayo ponen de manifiesto la dimensión humana de la sociedad, ante el despropósito banal de aquellos que sólo tienen ansias de inmortalidad; “el resto de los hombres no sois nada, ante mi desatada voluntad de medrar” 

– ¡Ah, amigo!!!, aquí se equivocan, pues su voluntad de medrar es infinita, mientras que la apática y triste resignación de los esclavos tiene un límite; bueno quizás sólo el de unos cuantos, los suficientes como para de vez en cuando mandarlo todo a tomar por culo… Sin darse cuenta estos imbéciles  han preparado el enfrentamiento y su propia incapaciad les impide evitar ya,  la  que será La Gran Batalla.

Curiosamente esos son los grandes momentos de la historia, momentos en los que el miedo a perderlo todo no atenaza la humilde mente del peón, y le permitirle mediante sus actos vengativos convertirse en un nuevo rey…

Despacio, de forma sigilosa va llegando, la que para muchos será la hora nefasta, aquella en que gracias a que habrán motivos para la muerte, encontraremos el verdadero sentido para la vida.

     ¿Y todavía hay quien espera el fin de nuestra era para Diciembre de 2012?

Forja Viva 2012 Forjadors i Pirates 01

La rueda sólo sabe dar vueltas y el siguiente giro ya tarda.

Añisclo

El sol apenas penetra
en lo hondo del barranco,
tan alta queda la brecha
que separa los dos lados.
Los abedules entre sí,
los fresnos contra las hayas,
todos luchan por la luz,
nadie tira la toalla.
A un lado la roca viva,
al otro vive su sombra.
Y en medio se representa
la más dramática obra.
Volverán todos a la batalla,
la vida por todo premio,
como manda la ley de la selva,
cuando termine el invierno.

Luz

La luz del sol veraniego, dotada de un poder sobrenatural,  abrasa nuestras calles expulsando de ellas a todo ser viviente, sobre todo en las horas centrales del día.

Sin embargo, yo en ocasiones la busco, la necesito.

Su árida  crueldad penetra todos los veranos en mi enmohecido cerebro y erradica de él todo lo que me sobra, dejando apenas espacio para lo trivial.

Esa pirólisis estival renueva mis neuronas. Las cubre de purificadora cal, despojándolas de las telarañas de pensamientos con que las he ido agobiando durante el año.

Yo en el verano tomo baños de luz despiadada, y me preparo así para sortear las sombras que se avecinan.

Indignados


En los estertores de la civilización, cuando el ciclo se acerca a su fin, puede ocurrir que de entre medio de las tinieblas surja de pronto un foco de esperanza.

Ese rayo de luz que se abre paso entre los omnipresentes nubarrones lo encarnan un puñado de jóvenes valientes, indignados por la hipocresía reinante y empujados por su propia precariedad y desesperanza.

Cuando todo parece ya perdido, esos valientes se atreven a soñar en voz alta y, como por arte de encantamiento, conectan con la (ya entregada) sociedad y consiguen despertarla, movilizarla, infundirle leves briznas de esperanza.

Ese rayo de esperanza, seguramente no podrá con las tinieblas que lo rodean, pero su aparición no habrá sido en vano. Cuando menos, habrá conseguido iluminar un poco la decadencia de la civilización, edulcorando así por unos instantes los sueños de quienes nos ha tocado vivirla.

Gracias, indignados.

Iluminado

– Vaya desdicha la nuestra, toda la vida colgados en esta mugrienta pared, soportando el pestilente moho de los siglos y la carga de nuestras humillantes cornamentas!

– Al contrario! Debemos sentirnos afortunados de morar en tan noble atalaya, ya que nos permite contemplar, sin temor a contagiarnos, el mísero ajetreo de los mortales que por debajo deambulan.

– Puede ser, pero a mi esto de la eternidad me está empezando a parecer anodino, y a veces pienso que estaría bien conocer la Prisa. Seguro que toda esa gente, en la certeza de su próxima muerte, encuentra un sentido pleno para sus ajetreos.

– Esa pobre gente ni siquiera entiende su propia finitud. Ni siquiera sospecha la estupidez de sus preocupaciones. Flota ignorante entre las paradojas de su mundo, y en vano intenta medrar, trascender su propia muerte, incluso sacrificando el disfrute de su efímera existencia.