Corazón de cuarentón

Duro como lo más duro,
envuelto de frío invierno,
aún vibra con suave ritmo
y marca el paso del tiempo.
Secas venas lo recorren,
que ayer transportaron vida,
fabricaron ilusiones,
e inocencia sin medida.
Sobrevive a contrapelo
en el medio del pantano
en que se refleja el mundo,
cada vez menos humano …
Hoy es de cristal de roca
lo que en tiempos fue de carne,
¡Pero aún le sobran ganas
de teñir todo de sangre!