La gran disyuntiva

  • adj. Que implica una relación excluyente entre dos elementos o tiene la capacidad de desunir o separar.
  • f. Alternativa entre dos posibilidades por una de las cuales hay que optar:

Se acerca el momento. Ya no es posible dar marcha atrás. Una tormenta perfecta ha evolucionado en Cataluña, alimentada por dos fenómenos opuestos que se retro-alimentan el uno al otro.

La tormenta perfecta, ya de forma ineludible, se dispone a descargar todo su potencial destructor sobre la convivencia pacífica de los habitantes de esta pequeña región: tanto los que se identifican como españoles, como los que se diferencian como catalanes. Y por supuesto, también sobre aquéllos cuyas necesidades vitales no les permiten ocuparse en preferencias identitarias.

Nadie lo reconoce todavía en público, pero esta tormenta no se despeja soplando. Y todos tendremos que decidir entre dos opciones nefastas que jamás hubiéramos deseado.

Ha llegado el momento de la gran disyuntiva.

 

La gran bifurcación

Dicen que la democracia es la dictadura de las mayorías, pero que aún así, es el menos malo de entre los posibles sistemas de gobierno de la comunidad. Es posible que así sea “en general”, pero en mi opinión no creo que la democracia aplique cuando de lo que se trata es de cambiar el statu quo que nos mantiene cohesionados, por mucho que sea una mayoría la que pretenda cambiarlo.

Así las cosas, ante la previsible ruptura de ese statu quo en Cataluña, se acerca el momento de la gran bifurcación. Lejos de aceptar democráticamente la decisión de la nueva mayoría, algunos catalanes (hoy todavía catalanes) nos “independizaremos” de nuestros hermanos independentistas tomando una dirección ortogonal a la suya.

Esperemos, como dice el proverbio, que todos los caminos acaben llevando a Roma, y que algún día puedan reencontrarse los destinos que están a punto de divergir.

Populismo

Con la luz adecuada, los objetos más cotidianos pueden adoptar una forma amenazadora.

De la misma manera, una situación económica de depresión galopante puede convertir a tu vecino de siempre en enemigo acérrimo, poco menos que en ladrón, en expoliador de lo que te corresponde, en tu carcelero, y en la causa última de todos tus males.

Si eso te ocurriera, no dudes en reclamar tu independencia. Debes deshacerte cuanto antes de tu vecino chupóptero… o de tu líder manipulador.

Quimera

Algunos afortunados quisieran salir de las tinieblas y se han propuesto alcanzar el sol.

Llevan tiempo tras esa quimera, pero ellos son tozudos, pacientes, y no escatiman esfuerzos.

Al principio su camino era tortuoso, plagado de curvas, con momentos en los que se acercaban, y otros en los que se alejaban claramente de su objetivo.

Pero de repente, parece que por fin el camino se endereza. Creen haber entrado en la recta final. Quizás han encontrado un atajo definitivo, una piedra angular, capaz de vencer todos los obstáculos y simplificar por fin su hoja de ruta… quién sabe.

Yo sólo espero que no se abrasen por el camino, y a ser posible, que la vergüenza no les impida seguir adelante cuando, por fin, tomen conciencia de su egoísmo.