Choque de trenes

La verdad es que se veía venir.

El 11 de septiembre de 2012 el separatismo catalán dio un salto cualitativo importante y salió masivamente a las calles para reivindicar la independencia de Cataluña. El evento quedó reflejado en imágenes en este humilde espacio.

En los cinco años que han pasado desde entonces se ha originado y ha ido creciendo una gigantesca “tormenta perfecta”, que amenazaba con destruirnos a todos los que vivimos en esta tierra, y es posible que incluso más allá.

Desde que publicamos “La otra Cataluña“, hemos ido anunciando el desastre en “La gran bifurcación“, más adelante en “La gran disyuntiva“, y posteriormente lo corroboramos en “El reloj de la historia“. Otros se han referido a esta tormenta como “Choque de trenes”.

Pues bien: ya lo tenemos aquí.

Anteayer, 27 de octubre de 2017, el parlamento catalán declara la independencia de Cataluña, y el mismo día, el senado español aprueba el cese del gobierno catalán al completo y la intervención de la comunidad autónoma, en aplicación del artículo 155 de la Constitución Española.

La tormenta ya está descargando su ira sobre los catalanes, y nadie se atreve a decir hasta dónde llegará la devastación.

Yo, mientras me consume la angustia y la incertidumbre, me niego a considerarme extranjero en la tierra en que nací.

Hoy 29 de octubre ha tenido lugar una multitudinaria manifestación unionista en el centro de Barcelona, y aquí os dejo unas fotos de la fiesta … ya que todo ha transcurrido en un ambiente cívico, pacífico y festivo.

¡Ojalá siga siendo así!

Anuncios

El reloj de la historia

Muchos son los engranajes que mueven la historia y que no paran de girar.
Cada uno según su propio ritmo eterno, sin relación aparente con los demás, van desencadenando los acontecimientos, que se suceden en una suerte de caprichoso baile de casualidades…

Pero no debemos dejarnos confundir por esa aparente aleatoriedad. Y mucho menos confiar en la potestad humana de influir o de cambiar la sucesión de los sucesos. Ni individual ni colectivamente. Hacerlo sería de un narcisismo petulante e ingenuo.

A la hora convenida, en el futuro inmediato, una fuerza imparable va a colisionar con un muro indestructible en Cataluña. Nadie sabe lo que sucede en esas ocasiones, pero sí parece claro que la energía que se desprenda de esa tormenta perfecta nos abrasará a todos los que allí habitamos.

Y no podemos evitarlo.

La gran disyuntiva

  • adj. Que implica una relación excluyente entre dos elementos o tiene la capacidad de desunir o separar.
  • f. Alternativa entre dos posibilidades por una de las cuales hay que optar:

Se acerca el momento. Ya no es posible dar marcha atrás. Una tormenta perfecta ha evolucionado en Cataluña, alimentada por dos fenómenos opuestos que se retro-alimentan el uno al otro.

La tormenta perfecta, ya de forma ineludible, se dispone a descargar todo su potencial destructor sobre la convivencia pacífica de los habitantes de esta pequeña región: tanto los que se identifican como españoles, como los que se diferencian como catalanes. Y por supuesto, también sobre aquéllos cuyas necesidades vitales no les permiten ocuparse en preferencias identitarias.

Nadie lo reconoce todavía en público, pero esta tormenta no se despeja soplando. Y todos tendremos que decidir entre dos opciones nefastas que jamás hubiéramos deseado.

Ha llegado el momento de la gran disyuntiva.