El espejo de la verdad

A veces (cada vez con más frecuencia) me apetece alejarme de la civilización, de sus ajetreadas tendencias, de su red superficial de figurantes, y de sus hilarantes poses sociales.

A veces me apetece alejarme del frenopático cotidiano, y tomarme una pausa (cada vez más larga), adentrándome en uno de nuestros bosques para apreciar la verdadera dimensión del tiempo.

Y así ocupado en recuperar el sentido, buscando respuestas en el silencio, a veces me sorprendo mirándome en el espejo de un lago (y cada vez me apetece más bañarme en su verdad).

Anuncios